Barcelona,

Madrid y Gibraltar
(+34) 655133712
365 días/24 horas

Quito, Valle de los Chillos y Otavalo

Clínica y a Domicilio
(+593) 0981527680
365 días/24 horas

Noticias

El peor calzado para trabajar

  • Home
  • -
  • Tratamientos
  • -
  • El peor calzado para trabajar

El calzado que elegimos para trabajar desempeña un papel crucial en nuestra salud de los pies y bienestar general. La comodidad es esencial, pero en entornos laborales donde la actividad física es constante, el soporte adecuado también se convierte en una prioridad. Habrán dos perspectivas sobre el peor zapato para trabajar, pero destacaremos tanto la necesidad de comodidad como la importancia del soporte.

El peor zapato para trabajar

Desde la perspectiva de un podólogo, es evidente que el calzado inadecuado puede contribuir a una serie de problemas en los pies. La falta de soporte para el arco, suelas delgadas y materiales rígidos son características que deben evitarse. Además, es crucial elegir zapatos que proporcionen amortiguación y no aprieten los dedos, ya que esto puede dar lugar a problemas como juanetes, callosidades y dolor en las uñas.

Los zapatos Crocs: comodidad vs. soporte:

En el mundo del calzado, las Crocs han ganado renombre por su comodidad y diseño peculiar. Sin embargo, es crucial examinar cómo estas populares sandalias de plástico se enfrentan a la necesidad de soporte en entornos de trabajo exigentes.

Si bien las Crocs son apreciadas por su suavidad y ligereza, carecen de la estructura necesaria para ofrecer un soporte adecuado durante extensos períodos de actividad. La falta de un soporte específico para el arco, así como la ausencia de sujeción para el talón y la planta del pie, puede contribuir a problemas posturales y molestias en situaciones donde se requiere estar de pie durante largas horas. Usado mucho en el área hotelera y médica, este sin duda alguna es el peor zapato para trabajar largas horas de trabajo.

 

Aquí hay algunas características que hacen que un calzado sea inadecuado para el trabajo, especialmente si se pasa mucho tiempo de pie:

Falta de soporte:

Los zapatos que carecen de un buen soporte para el arco pueden contribuir al desarrollo de problemas como la fascitis plantar y la pronación excesiva.

Suelas delgadas:

El uso de zapatos con suelas delgadas puede aumentar la presión en los pies, lo que puede llevar a dolor en el talón y la bola del pie.

Punta estrecha:

Los zapatos que tienen una punta estrecha pueden apretar los dedos y contribuir al desarrollo de juanetes, callosidades y problemas en las uñas.

Falta de amortiguación:

Un calzado sin una buena amortiguación puede aumentar el impacto en los pies, lo que puede dar lugar a lesiones y molestias, especialmente en superficies duras.

Materiales rígidos:

Los materiales duros y rígidos pueden causar fricción y rozaduras, lo que puede provocar ampollas y callosidades.

 

 

 

Si te gustaría saber más puedes ver nuestro capítulo del podcast de podología en donde hablamos como funciona nuestro servicio VER AQUÍ y si deseas una revisión por uno de nuestros podólogos en Quito, Valle de los chillos y Otavalo – Ecuador o Barcelona y Madrid – España, no dudes en contactarnos